viernes, 24 de marzo de 2017

UPA Andalucía reclama más apoyos del Ministerio para la incorporación de jóvenes

La Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía, ha hecho un esfuerzo económico para aumentar el presupuesto destinado a la incorporación de jóvenes, tal y como UPA había demandado. Sin embargo, la organización agraria ha asegurado que esta cantidad sigue siendo "insuficiente" y ha solicitado más apoyo por parte del Ministerio de Agricultura.


Tras la gran cantidad de solicitudes de ayudas para la creación de empresas para jóvenes agricultores, desde UPA Andalucía han demandado el apoyo del Ministerio de Agricultura para que apueste también por los jóvenes y el relevo generacional.
 
La gran fortaleza del sector agrícola y ganadero de Andalucía, unido a la falta de salidas profesionales de nuestros jóvenes, ha propiciado que se busquen alternativas de empleo en el campo. Desde la organización agraria han querido dejar claro que las ayudas a la creación de empresas para jóvenes agricultores es una de sus prioridades por lo que supone para la agricultura, tanto por su influencia en el relevo generacional, como para el empleo y la economía que proporciona al medio rural.
 
Desde UPA Andalucía son conscientes de que las previsiones presupuestarias para el marco del PDR actual son claramente insuficientes y que, por tanto, entre todos tenemos que dar una respuesta positiva a las demandas del sector.  Además, Andalucía es la única Comunidad Autónoma a la que el Ministerio le disminuyó su presupuesto en las medidas del PDR, pese a que el presupuesto nacional aumentó. Por esta razón la organización agraria ha considerado oportuno que el Ministerio atienda a las demandas de los agricultores y ganaderos andaluces y contribuya a incentivar la creación de empresas para jóvenes agricultores con un incremento del presupuesto.
 
Del mismo modo, UPA Andalucía insta al Ministerio a estimular la creación de empresas de jóvenes agricultores y la figura de la titularidad compartida con incentivos fiscales, seguridad social, etc., para hacer más visible el papel de la mujer en el medio rural y fomentar el relevo generacional.

viernes, 17 de marzo de 2017

Más del 80 % de las solicitudes de ayuda de jóvenes sin financiación

Tras la publicación de las ayudas provisionales para que los jóvenes creen empresas agrícolas, UPA Andalucía ha demandado más fondos. La organización agraria considera que "se está olvidando la importancia estratégica de estas ayudas para el relevo generacional y el empleo rural".

Recientemente se ha publicado la Propuesta de Resolución Provisional de la convocatoria 2016 de la Ayudas para la creación de empresas para jóvenes agricultores (Submedida 6.1 del PDR de Andalucía).

Desde UPA Andalucía observan con preocupación cómo más del 80 por ciento de las solicitudes se han quedado sin la posibilidad de tener acceso a estas ayudas. En unos casos se debe a errores administrativos de poco calado que se pueden resolver vía administrativa y en otros casos debido al presupuesto insuficiente y que se han quedado al final excluidos por concurrencia competitiva. Estos expedientes sin financiación suponen 1.909 del total de 2.388 presentados, o lo que es lo mismo, las ayudas de esta submedida solo alcanza para el 19,89% de los solicitantes.

Desde la organización agraria han querido dejar claro que las ayudas a la creación de empresas para jóvenes agricultores es una de sus prioridades por lo que supone para la agricultura, tanto por su influencia en el relevo generacional, como para el empleo y la vitalidad que proporciona al medio rural.

Por esta razón desde UPA Andalucía demanda que se aumenten los fondos destinados para estas ayudas hasta alcanzar a los solicitantes que reúnan los requisitos y así contribuir al relevo generacional tan necesitado en el campo andaluz, al desarrollo de la agricultura profesional y favorecer la economía de las zonas rurales.

miércoles, 26 de octubre de 2016

El mundo rural, en contra de la LOMCE del PP

Fademur y UPA Joven se unen a la protesta de la Plataforma en Defensa de la Educación contra la nueva ley de Educación impuesta por el Gobierno. Ambas organizaciones coinciden con profesores, estudiantes y padres, en rechazar el sistema de reválidas que “podrá cercenar el futuro de estudiantes para el resto de sus vidas”. Además, aseguran que los estudiantes del mundo rural “tendrán más posibilidades de sufrir este recorte de oportunidades”.


La Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales y la Unión Joven de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA Joven), han manifestado su apoyo a las reivindicaciones de la Plataforma Estatal por la Escuela Pública. Ambas organizaciones coinciden con las quejas sobre el nuevo sistema de reválidas impuesto por el PP a través de la LOMCE.

Las mujeres y los jóvenes progresistas del rural desaprueban que estos exámenes impidan a los estudiantes obtener su título y, especialmente, que impidan un posible cambio de rumbo de estos alumnos.

Fademur y UPA Joven han explicado que la LOMCE establece tres pruebas, una de diagnóstico en 6º de Primaria y otras dos en 4º de ESO y 2º de Bachillerato tras las que, si el alumno no aprueba, no podrá acceder a la etapa siguiente ni obtener el título de la que acaba de finalizar, aunque de hecho habrá aprobado todos sus respectivos cursos.

Pero, además, Fademur y UPA Joven han revelado que las consecuencias negativas de estas pruebas se harán sentir incluso más en el medio rural, porque los estudiantes que viven en este medio ya son especialmente vulnerables debido a la falta de recursos que les afecta específicamente (cierre de escuelas, falta de profesorado, problemas en el transporte, marginación en la asignación de becas, etc.).

La protesta, a la que acudirán representantes de Fademur y UPA Joven, está secundada por los sindicatos UGT, STE, y CC.OO., así como por el Sindicato de Estudiantes, Estudiantes en Movimiento y CONFAPA.

martes, 31 de mayo de 2016

Las ciudades españolas tienen una tasa empleo casi 6 puntos mayor que las zonas rurales

El mismo día que los Estados Miembros de la Unión Europea aprueban el Pacto de Ámterdam, estableciendo la agenda comunitaria para las zonas urbanas en cuestiones vitales como pobreza, cambio climático o vivienda, la oficina comunitaria de estadística Eurostat saca a la luz datos que reflejan la mayor precariedad de las zonas rurales europeas y, en especial, españolas.

Estos datos muestran diferencias abismales entre el mundo rural y urbano, empezando por el paro. Mientras en las ciudades españolas la tasa de empleo para los habitantes de entre 20 y 64 años fue del 64% en 2015, en los municipios fue del 61,7% y en las zonas rurales fue 5,6 puntos porcentuales menor (58,4%). Casi la mitad (el 48 %) de las personas en ese intervalo de edad en España residen en ciudades, mientras que un cuarto (el 25 %) habita en zonas rurales y el 26 % lo hace en municipios o barrios residenciales. Las cifras de Eurostat indican que 7 de cada 10 habitantes de ciudades europeas de entre 20 y 64 años tiene trabajo, si bien en los residentes de zonas rurales la tasa de empleo es prácticamente idéntica (el 69,8%) y entre los empadronados en municipios o zonas residenciales es ligeramente mayor (70,2%).

En 2015 unos 124 millones de personas entre 20 y 64 años de edad residían en ciudades europeas, lo que representa el 41 % de la población total de este grupo de edad, siendo el Reino Unido (60 %) y Chipre (54 %) los Estados miembros con mayor porcentaje de habitantes en zonas urbanas.

Once países tienen, sin embargo, más empleo en las zonas rurales

Hay una tendencia general en la UE a que la tasa de empleo sea mayor en las ciudades que en las áreas rurales, especialmente en países como Bulgaria (con 16,7 puntos porcentuales de diferencia) o Lituania (10,5 puntos).

Sin embargo, en once Estados miembros la tasa de empleo es mayor en el medio rural que en las grandes urbes, sobretodo en Bélgica (9,1 puntos de diferencia), Austria (8,7 puntos), Alemania (6 puntos), Grecia y Francia (5,6 puntos), Holanda (5,5 puntos) y Reino Unido (4,2 puntos).

Eurostat también facilitó datos sobre el riesgo de pobreza o exclusión social en las ciudades comparado con las zonas rurales, que en líneas generales indican que esta situación es más proclive en el campo que en las zonas urbanas.

El riesgo de pobreza es siete puntos mayor que la media europea

En España, el 26% de la población en ciudades está en riesgo de pobreza o exclusión social, una cifra que en los municipios es del 29,1 % y en las áreas rurales aumenta hasta el 34,8%. A nivel comunitario, el 24,4 % de la población residente en ciudades está en riesgo de pobreza o exclusión social, mientras que el 22,2 % de los empadronados en municipios o zonas residenciales y el 27,1 % de los habitantes en el medio rural se encuentra en esta situación.

Los países con mayor tasa de habitantes de ciudades en riesgo de pobreza fueron Grecia (34,1 %), Bulgaria (30 %), Bélgica (28,6 %) Austria y Rumanía (28,3 %) e Italia (27,8 %), mientras que los porcentajes más bajos se registraron en la República Checa (13,9 %), Eslovaquia (15 %), Luxemburgo (16,1 %) y Finlandia (16,6 %).
 

martes, 10 de mayo de 2016

UPA reúne a más de 600 jóvenes interesados en el futuro del sector


    La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Castilla-La Mancha, UPA de Castilla-La Mancha, ha congregado a más de 600 personas, en su mayor parte jóvenes, en una charla informativa en la que se ha explicado la nueva orden de ayudas a la primera incorporación para jóvenes que quieran "hacer de la agricultura y la ganadería su forma de vida", tal y como ha explicado el secretario general de UPA Castilla-La Mancha, Julián Morcillo.



    El acto ha tenido lugar en los salones del Hotel Beatriz de Albacete, situado junto al Palacio de Congresos y ha costado de diferentes fases, todas ellas orientadas a ofrecer el máximo de información a los participantes. La inauguración oficial ha contado con la participación del presidente de la Diputación, Santiago Cabañero; el director de Banca Rural de Globalcaja, Alberto Marcilla, y el director provincial de Agricultura, Manuel Miranda.
     
    Asimismo, Ramón Sáez, secretario general de UPA Albacete, ha explicado algunos de los puntos más importantes de la nueva orden a los jóvenes, unas ayudas de las que están muy pendientes agricultores y ganaderos de la región.
     
    Estas ayudas son "difíciles de encontrar en otro sector", ha explicado Julián Morcillo, contarán con unas cuantías directas de entre 27.000 y 48.000 euros. Además, "se pueden acoger a un plan de inversiones que puede llegar hasta los 100.000 euros y que, en el caso de los jóvenes, se puede subvencionar hasta el 70 por ciento".
     
    El secretario general de UPA Castilla-La Mancha ha recordado que en las reuniones celebradas recientemente en Bruselas, junto al consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez, donde se presentó el Programa de Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha, "hay aprobados, sólo para lo que es la incorporación, 61,3 millones de euros, pero que se va a incrementar en 30 millones de euros más, gracias a una reciente modificación".
     
     
    De manera que habrá un total de 91,3 millones solo para ayudas de nueva incorporación al sector por parte de los jóvenes y 114 millones para los planes de mejora. Julián Morcillo ha concluido diciendo que "dependiendo de los jóvenes agricultores que lo soliciten, se podrán dar entre dos mil y tres mil ayudas en toda Castilla-La Mancha".
     

     

viernes, 15 de abril de 2016

Hacienda pone el foco en las ayudas de la Xunta a los ganaderos jóvenes

La Voz de Galicia publica el siguiente artículo recogiendo una demanda de Unións Agrarias, la organización de UPA en Galicia. La cuestión denunciada afecta a los jóvenes que el año pasado recibieron la ayuda pública a la incorporación a la actividad agroganadera. Ahora Hacienda plantea que el dinero otorgado por la Xunta debe tributar como una subvención corriente en vez de como una ayuda de capital, perjudicando económicamente y de forma muy grave a muchos de ellos.

A continuación reproducimos íntegramente el texto de La Voz de Galicia:


Los jóvenes que se incorporaron a la actividad agroganadera el pasado año y recibieron una ayuda pública de la Xunta se están encontrando con sorpresas a la hora de saldar cuentas con el fisco. Según ha podido saber este diario, sus declaraciones están siendo modificadas por Hacienda, al entender que el dinero público otorgado por la Administración gallega debe tributar como una subvención corriente, y no como una ayuda de capital. Esto significa que los recursos que recibe el ganadero joven, en muchos casos cantidades que rondan los 20.000 euros, deben incluirse íntegramente en la declaración del IRPF de ese año, mientras que si se trata de una subvención de capital puede escalonarse en varios ejercicios.
 
Este es precisamente el supuesto al que ha tenido acceso este diario. En la declaración de la renta de este joven ganadero, que prefiere preservar su nombre, la diferencia económica entre que la ayuda compute como subvención corriente o de capital es muy grande. De una liquidación en la que en principio le tenían que devolver 330 euros pasa ahora a tener que pagar más de 6.000 euros.
 
«Aquí estase a producir un erro claro de interpretación: non é normal que compute como unha axuda corrente algo que a propia convocatoria da Xunta xa establece como subvención de capital», subraya Javier Iglesias, portavoz de ganadería de Unións Agrarias. A su juicio, «non ten ningún sentido que lle esteamos dando aos mozos unha axuda para a súa actividade, que invistamos cartos públicos para dinamizar o rural e fixar poboación e que desa axuda se leve unha parte importante a Administración tributaria». Unións Agrarias ha enviado una carta a la delegada de la Agencia Tributaria en Galicia en la que explica el problema y solicita una entrevista.
 
Según los datos facilitados por la Xunta, de las más de 250 ayudas tramitadas el pasado año, se resolvieron favorablemente 146 expedientes, y cada beneficiario recibió, de media, unos 22.000 euros. El programa de subvenciones autonómicas para la incorporación de jóvenes al campo movió el pasado año 3,2 millones de euros. Y en este ejercicio ya se han presentado a la convocatoria más de 700 solicitudes, según los datos recientemente facilitados por la conselleira de Medio Rural, Ánxeles Vázquez.
 
Según fuentes consultadas en Hacienda, el criterio de que se compute como subvención corriente o de capital depende del uso que haga el beneficiario de la ayuda. En el plan de subvenciones de la Xunta esos recursos pueden destinarse a múltiples fines: destinarlo al capital de la sociedad, comprar maquinaria de la explotación, invertir en activos o en modernización tecnológica. Y son estos factores los que determinan el tratamiento tributario del dinero recibido.
 
Unións Agrarias sostiene que este es precisamente uno de los principales problemas: que no existe una uniformidad de criterio ni siquiera entre las distintas oficinas de Hacienda. Y que dependiendo de la lectura que hace el inspector un mismo caso puede tener un tratamiento tributario completamente diferente.
 
El sindicato sostiene que no puede considerarse como subvención corriente un programa cuya finalidad es, precisamente, fomentar la primera instalación de agricultores y ganaderos jóvenes para que puedan asegurarse unos ingresos que les permitan consolidar la iniciativa empresarial. Algo, a su juicio, que no se consigue con un tratamiento fiscal tan agresivo.

El texto original puede ser consultado en http://goo.gl/uwJ0lq.

jueves, 14 de abril de 2016

Castilla y León vincula el cultivo de trigos de fuerza al relevo generacional


España es deficitaria en trigos de fuerza, del millón de toneladas que consumimos sólo producimos 200.000. Por este motivo, Castilla y León ha decidido impulsar esta producción a la vez que impulsa a los jóvenes agricultores. La fórmula de la Junta será vincular las ayudas a los jóvenes con este cultivo.
 
Castilla y León produce el 40% de los cereales cosechados en nuestro país, por lo que esta Comunidad se conoce como el granero de España. A pesar de este liderazgo en el sector, Castilla y León sólo produce el 0,3% de los trigos de alto valor y del trigo de fuerza que necesita la industria alimentaria de nuestro país. Por eso, la Junta ha prometido promover el aumento de este cultivo. ¿Cómo? Vinculándolo a los jóvenes rurales a través de ayudas a su incorporación a la actividad agraria y a las subvenciones para la mejora y la modernización de explotaciones.
De esta manera, la Administración espera aumentar la autonomía en trigos de fuerza a la vez que el relevo generacional entre los agricultores. Así, la Junta dice que “acompasará” la oferta agrícola con la demanda industrial. Además, ha recordado que se están buscando acuerdos que impliquen a ambas partes, contratos estables en los que los riesgos y los beneficios se compartan, para garantizar la sostenibilidad de la cadena alimentaria y afrontar ese cambio de cultivo con garantías.